Energía Eólica

¿QUÉ ES LA ENERGÍA EÓLICA? FUNCIONAMIENTO Y BENEFICIOS.

La energía eólica, como la gran mayoría de las energías aprovechables por los seres humanos, es una transformación de la energía solar. El Sol irradia por hora una energía de 174.423.000.000.000 KWh en la Tierra, los cuales no llegan de manera uniforme en la superficie debido a que el Sol calienta de forma diferente la atmósfera. Por este motivo, la temperatura del aire también varía dependiendo de la zona de la tierra. El aire caliente sube (haciendo disminuir la presión atmosférica en la superficie), mientras que el aire frío baja para sustituirlo. Como el aire tiene masa, cuando está en movimiento produce energía cinética, es decir, viento.

Aproximadamente el 1% o el 2% de la energía que llega del Sol se transforma en viento, el cual es aprovechado por nuestro interés.

La energía eólica consiste en convertir la energía obtenida gracias al movimiento de las palas de un aerogenerador en energía eléctrica o mecánica. De esta manera, hay que distinguir entre los aerogeneradores o turbinas eólicas, que producen electricidad, y las aerobombas, dedicadas al bombeo de agua.  Además, los molinos también utilizan la energía obtenida del viento para moler el grano.

Junto con sus diversas aplicaciones, también se puede diferenciar entre los dos tipos básicos en los que encontramos este recurso en nuestro planeta:

1. Eólica terrestre (onshore). Se trata de la energía que se obtiene mediante los aerogeneradores situados a la superficie terrestre. este tipo de aerogeneradores presentan una potencia unitaria más elevada y sus costes de instalación y mantenimiento son más reducidos. Aparte, su accesibilidad es mucho más buena.

2. Eólica marina (offshore). Su funcionamiento básico es el mismo pero con la diferencia que los aerogeneradores están ubicados en el mar. De esta manera, el impacto visual y acústico es menor, lo que permite un mayor aprovechamiento del recurso eólico (sin limitaciones en temas de espacio). Por otra parte, gracias a tener un régimen de viento más laminar y una velocidad más constante, la vida útil del generador es mayor.

Una vez el viento hace mover la hélice del aerogenerador, mediante un sistema mecánico de engranajes, el rotor del generador también gira, por lo que se convierte la energía mecánica rotacional en energía eléctrica. Para poder transferir esta energía en la red eléctrica, es necesario sincronizar la frecuencia del sistema de el aerogenerador con la de la frecuencia de la red.

Habitualmente, para rentabilizar la instalación, los aerogeneradores se suelen agrupar en parques eólicos.

La eólica es una forma de producción de energía que, a pesar de ser ya considerada
la energía renovable más madura, sigue en constante evolución, sometida a la
investigación y las mejoras tecnológicas que se producen constantemente. por
tanto, muy posiblemente en un futuro no muy lejano se desarrollen nuevos
avances que la hagan aún más eficiente y fiable.

Hoy por hoy, aunque sigue provocando continuos debates en relación a su competitividad, ya presenta grandes beneficios (tanto desde el punto de vista económico como ambiental) en relación a otros recursos:

1. Baja contaminación. Se trata de una energía limpia: el impacto sobre el medio ambiente es prácticamente nulo debido a que no involucra ningún proceso de combustión. De esta manera, no se perjudica a la vegetación, la fauna, el suelo y las aguas y, aparte, no contribuye al efecto invernadero ni a la acidificación.

2. Recurso inagotable, seguro, autóctono y disponible en casi todo el planeta. Esto permite la reducción de las importaciones energéticas, al tiempo que se crea riqueza y empleo laboral a nivel local.

3. Reducción de la dependencia de los combustibles fósiles, que contribuyen al cambio climático del planeta. A modo de ejemplo, por cada KWh de electricidad obtenido a partir de energía eólica en lugar de carbón, se evitan 0’6Kg de CO2, 1’33g de SO2 y 1’67g de NO.

4. Impacto nulo en el transporte de energía. En comparación con los combustibles fósiles, se trata de un recurso que no tiene consecuencias en el medio ambiente una vez es transportada. De este modo, se reduce el tráfico terrestre y marítimo (menos camiones, barcos y tuberías). Aparte, los parques eólicos son fáciles de desmontar, lo que facilita la reutilización del terreno.

5. Bajos costos de producción y alta rentabilidad económica. En la actualidad, se trata de una de las fuentes más baratas hasta el punto de poder competir con las fuentes energéticas tradicionales en cuanto a su rentabilidad. Además, presentan un tiempo de construcción respecto a otros recursos energéticos ciertamente bajo.

Por lo tanto, la producción de electricidad mediante energía eólica contribuye en gran medida al desarrollo sostenible del planeta. Sin embargo, también presenta ciertos inconvenientes a tener en cuenta.

En primer lugar, la producción de energía no es constante, debido a la variabilidad de la fuerza del viento. En añadido, la densidad energética del viento es bastante baja, de manera que para poder generar elevadas cantidades de energía eléctrica hay utilizar una gran superficie. Por otra parte, la instalación de un parque eólico representa una modificación significativa del espacio medioambiental: impacto visual, impacto sobre las aves, impacto acústico, impacto por erosión e interferencias electromagnéticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.